Los finados en Gran Canaria, un pretexto para contar la vida de los difuntos

Centro Locero de Lugarejos
25/10/2017
El Confital, la playa de La Isleta.
07/11/2017
Mostrar todos

La noche del 31 de octubre en Gran Canaria, la noche de los finados, era la noche del año en la que las familias conmemoraban el recuerdo de sus difuntos en un ambiente de recogimiento y respeto en la que los mayores transmitían a las siguientes generaciones las historias de ausentes y narraban su memoria como preparatorio de la misa y visita al camposanto al siguiente día, según las manifestaciones recabadas por la Fundación para el Desarrollo de la Etnología y Artesanía de Canarias (Fedac).

Era un momento en el que la familia se reunía en casa, “de puertas adentro”, y aprovechaba para realizar las tareas propias de la época del año, como recoger castañas, partir almendras y desgranar millo.Las castañas asadas en brasero de barro o guisadas con agua y matalauva eran comunes en todos los municipios.

Al caer la tarde de la víspera, reunidos en la casa familiar al calor de la cocina, se recordaba a los fallecidos. Algunos mayores de la familia aprovechaban la ocasión para meter miedo a los niños, con historias y cuentos de brujas.

Ya el 1 de noviembre, día de los difuntos ,la jornada comenzaba temprano. La familia casi al completo oía misa y pasaban horas en el cementerio, “La jornada concluía con comida y ron o vino para “aliviar” la tensión y, si se terciaba, un timple”, recogen los testimonios de la Fedac. Solo en las casas más pudientes o urbanas, había huesitos de santo y bollos de alma de postre.

El día de Todos los Santos, día 2 de Noviembre, marcaba el inicio del Rancho de Ánimas, que recorría las casas bajo petición, y cantaban y tocaban por los enfermos y ánimas de la familia hasta el 2 de febrero o el día de La Candelaria. El dinero recogido se entregaba a la parroquia que lo destinaba a celebrar misas por los difuntos.

 

Información extraída de :

http://www.laprovincia.es/gran-canaria/2015/10/30/noche-finados-gran-canaria-pretexto/758421.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *